Ojalá encuentren aquí un pedazo de Cuba, de su alma y de su gente... un poco de Matanzas, y un poco de mí

viernes, 8 de octubre de 2010

Hasta la victoria, Siempre Patria o Muerte

El título de este trabajo no es un error, sino la verdadera frase que quiso escribir el Che en su carta de despedida a Fidel y al pueblo de Cuba cuando “otras tierras del mundo reclamaron el concurso de sus modestos esfuerzos”.

Una coma mal puesta, que después lamentara en conversación con su esposa Aleida March hizo que quedara para la historia el “Hasta la victoria siempre”, que ha sido parte después de poemas y carteles, y que se repite tal vez como su frase más célebre.


En su libro Evocación, es la propia Aleida quien lo cuenta, sin ánimo de cambiar el curso de la historia. Así relata el encuentro en Tanzania en 1966: “Conversamos sobre muchos temas, me acuerdo de sus reflexiones sobre el contenido de su carta de despedida leída por Fidel y de que insistía mucho en la importancia que tenía para él.

“Nunca olvidaré lo diáfano que fue cuando me expresó su convicción de que donde quiera que fuera a luchar después del Congo, incluso allí, su grito de guerra sería siempre el de su Revolución, la Revolución Cubana: Hasta la victoria, siempre Patria o Muerte”.  

Entre paréntesis, Aleida explica: “(No debe extrañarse el lector ante la presencia de una coma fuera de lugar o que se interprete como un error de mi parte, tampoco pretendo que se cambie el sentido de una frase que da devenido en grito de rebeldía y esperanza para lo más noble de nuestros pueblos. Decidida a compartir algunos detalles que han dejado honda huella en mí no puedo dejar de detenerme en este y transmitirles la fuerza con la que expresó lo que en realidad quiso decir y cuánto lamentó su error al poner la coma donde no debía; lo que quería dar a entender era que cualquiera que fuesen las circunstancias donde se encontrara siempre actuaría al llamado de ¡Patria o Muerte!)”.

Queda claro para quienes en el mundo entero hemos crecido repitiendo el “Hasta la Victoria siempre”, que con la coma no hubo tal error, porque delante o detrás de siempre, ambas frases funcionan igual de bien. En ambas define su compromiso eterno de luchar por la patria o morir y su esperanza en la victoria.

Y estoy segura que muchos (entre quienes me incluyo) agradecen el desliz, porque inspirados en esa sentencia y su autor, los revolucionarios del mundo prometemos luchar hasta la victoria siempre.

2 comentarios:

  1. Más que comentario una sugerencia, amiga Yirmara: ¿no sería posible que ese libro de la compañera Aleida, tan importante para conocer más a fondo la faceta humana del Ché, fuese publicado digitalmente? Así los revolucionarios del mundo (por lo menos los hispanoparlantes) podríamos tener acceso al mismo.

    ResponderEliminar
  2. Claro... pero no sé si lo está o lo estará. No es tan extenso... pero está el lío del derecho de autor y eso. Ni siquiera sé si hay otra edición. La que tengo la compré en la Feria del Libro de la Habana, y voló.

    ResponderEliminar

Por favor... comentarios maduros, inteligentes y respetuosos...