Ojalá encuentren aquí un pedazo de Cuba, de su alma y de su gente... un poco de Matanzas, y un poco de mí

jueves, 10 de marzo de 2011

Jóvenes matanceros comparten con los agentes Emilio, Vladimir y Raúl

Los agentes Emilio, Moisés y Raúl (de izquierda a derecha)
Humano y profundo resultó el encuentro de los tres ex agentes de la Seguridad del Estado Emilio, Vladimir y Raúl con estudiantes de la enseñanza media y universitaria de la provincia de Matanzas, en el cine teatro Atenas de esta ciudad.

Moisés Rodríguez, Carlos Serpa y Dalexis González, los tres cubanos infiltrados en las filas de la disidencia cubana, y conocidos a través de la serie Las Razones de Cuba que transmitió la televisión cubana, conversaron con los jóvenes en un ambiente cálido y amigable.
Los tres mantienen lazos estrechos con la provincia de Matanzas. Serpa es cardenense. La mamá de Dalexis es natural de la Ciudad Bandera y Moisés, tiene a parte de su familia aquí. Entre ellos un tocayo que llegó para saludarlo, el humorista matancero Moisés Rodríguez (Roberto).

Carlos Serpa recordó emocionado al tío cardenense Emilio, combatiente del Playa Girón y a quien debe su seudónimo. Rememoró igualmente sus lazos con el periodismo matancero, en las emisoras Radio Ciudad Bandera y Radio 26.

“Yo reportaba noticias de los 14 municipios de la provincia. Y tengo recuerdos muy gratos, y también un dolor, porque la persona que me encauzó en el  reporterismo, el periodista  Manolo García, que se  hubiera sentido muy feliz, lamentablemente no está físicamente”.

Sobre el antiperiodismo que hacen los mal llamados periodistas independientes desde Cuba para Radio Martí dijo: “simplemente es un grupo de personas que reportan con el objetivo de cobrar dinero y vivir de eso. Los reportes no se verifican. Yo no le llamo periodismo, porque no hay ética, ni escrúpulos”.

Moisés relató momentos difíciles de su trabajo como agente. Uno de los peores fue cuando tuvo que participar en el simulacro de elecciones norteamericanas  que organizó el jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba en su propia casa, en 2004.

“!Qué trabajo pasé a la hora de llenar mi boleta porque realmente me dieron ganas de poner tantas cosas! Me dieron ganas de poner ¡viva Fidel!, ¡viva la Revolución!, ¡yanquis, go home (váyanse de aquí)! Al final menos mal que no puse ninguna, pero para mí fue muy difícil”.

Moisés, quien se hizo agente a los 21 años, confiesa que el momento cumbre en vida de agente encubierto fue cuando tuvo la oportunidad de impedir un atentado contra Fidel.

“Sobre mediados de los años 90, un elemento oportunista se acercó a mi y al Camaján, y en un momento dice: Elizardo si tú me entregas los recursos, yo puedo hacerle un atentado a Fidel Castro.

“Ya cuando hay un segundo encuentro esta persona menciona el lugar donde si el tuviera los medios hiciera esta acción. Yo lo comunico, y cuando la Seguridad Personal comprueba, realmente había posibilidades objetivas de realizarlo. Y yo me sentí muy orgulloso porque tuve participación directa para impedir que una acción como esa se llevara a cabo”.


Dalexis, parco en el hablar, pero con una inteligencia y entereza a toda prueba, aclaró que su seudónimo tiene doble significado: Raúl, por Raúl Castro, y porque es el nombre del amigo de toda la vida y oficial de la contrainteligencia que lo ayudó cuando no sabía que hacer con lo que le estaban proponiendo.

Sobre la intención de los enemigos de querer instalar redes ilegales en Cuba expresó: “lo están haciendo de manera selectiva. Están tratando de hacer redes sociales de personas que están, aparte de ilegales, en negocios que pueden en un momento determinado utilizarse para un segundo objetivo.

“Porque por ahí mismo se podría transmitir información si ellos lo desearan, sin control estatal ninguno. Es aparentemente inocente, pero no es así”.


En horas del mediodía, Emilio, Vladimir y Raúl se reunieron con jóvenes del Centro de Instrucción Provincial del MINIT, en la zona industrial de Matanzas, a quienes explicaron cómo llegaron a ser agentes y el costo inmenso para sus vidas.

Que Moisés no pudiera retratarse con su hija el día que le pusieron la pañoleta azul, que Serpa estuviera 10 años sin hablarle ni poder visitar a su madre en Cárdenas o que el abuelo de Dalexis le hubiera puesto más alto el volumen al discurso de Raúl el día que Robert Guerra, el jefe de Fredon House se reunió con él en su casa, son solo algunos ejemplos de los momentos que les tocó vivir.

Los tres revolucionarios cubanos coincidieron en que Las Razones de Cuba es una serie realizada para los jóvenes, para que el mundo sepa que la juventud cubana no está perdida ni desviada.

Dalexis, el más joven de los tres agentes fue escueto, pero muy claro cuando les dijo: "hoy está el iphone 3, mañana está el iphone 4, pasado sale el iphone 5, pero los principios de uno no pueden cambiar junto con esa tecnología.   No se dejen usar por la tecnología, ¡úsenla y que ella no los use a ustedes!”


1 comentario:

  1. Que pena me dan, con esas caras de tarugos....

    ResponderEliminar

Por favor... comentarios maduros, inteligentes y respetuosos...