Ojalá encuentren aquí un pedazo de Cuba, de su alma y de su gente... un poco de Matanzas, y un poco de mí

lunes, 22 de marzo de 2010

Un nuevo Día para el Locutor Latinoamericano


  -Entrevista a Antonio Medina
  La celebración del Día del Locutor Latinoamericano cada 27 de julio fue uno de los principales resultados del Segundo Encuentro Hispanoamericano de Locución efectuado recientemente en la ciudad de Veracruz, en México, al que asistió el profesional de la palabra matancero Antonio Medina.

  Medina, con más de 30 años como locutor es miembro de la Cátedra Cubana de Locución y uno de los más prestigiosos profesionales de la palabra en su natal Matanzas.

  Para Tony, como lo conocemos sus coterráneos, el congreso constituyó la oportunidad de compartir con colegas de 13 países latinoamericanos, aprender de la riqueza cultural de nuestra América y crecer un poco más como persona y profesional.

- ¿Cuáles fueron los principales temas debatidos en el evento?

- Una de las principales conferencias fue la de La mujer en los medios de comunicación, presentada por la presidenta de los periodistas de Monterrey, quien expuso la discriminación de que son objeto en México, por su origen indígena y su género.

  Las mujeres indígenas mexicanas son marginadas en los principales medios de comunicación, y a nosotros nos sorprendió mucho, porque es una realidad que no conocemos. Expusimos nuestra experiencia y demostramos cómo las mujeres se mantienen aquí en primera línea.

  Otro tema fue el del lenguaje, sobre los anglicismos y la necesidad de unificar el idioma, entre comillas, porque aunque todos hablamos Español hay palabras que las dices en un contexto determinado en un país de América y no significan lo mismo que en Cuba.  Se debatió también sobre los anglicismos.

  Los medios como generadores de violencia fue otro de lo asuntos de más interés. Se habló de la violencia que existe en México, sobre todo en Juárez, y donde los medios de comunicación, muchas veces en vez de trabajar para combatirla, la fomentan.
 
- ¿Cómo se hizo sentir la presencia cubana?

- La delegación cubana estuvo compuesta por 15 locutores de todo el país, y al frente estuvo la licenciada Marialina Grau. Cuba debatió fuertemente sobre la defensa del idioma, y el principal éxito para nosotros fue que se aprobara la fecha que llevaba Cuba para celebrar el día del locutor en Hispanoamérica.


   La propuesta de Cuba fue aceptada por unanimidad. México planteaba que debía ser el 12 de octubre, por la llegada de los españoles a América, pero los indígenas allí presentes dijeron que ellos no tenían nada que agradecerle a Cristóbal Colón, y se desechó.  

  Así se instituyó el 27 de julio, porque fue la primera vez que se reunieron los locutores latinoamericanos en un Congreso, también en México, pero en la primera mitad del siglo pasado. El primero de Diciembre sigue siendo el día de la locución en Cuba, pero Hispanoamérica lo celebra desde el 2010 el 27 de julio.

-¿Los principales resultados del Congreso?

- En México hace alrededor de una década se abolieron las pruebas de aptitud para ser locutor y el nivel máximo que exigen es secundaria básica.  Nosotros nos quedamos fríos por el nivel de instrucción y cultural que tiene el pueblo cubano, y las exigencias de estudio y preparación que tiene la locución en Cuba.   El congreso sirvió para que se retomaran estos requisitos para ser locutor en México.

¿Qué recuerdos traes de México?  

  El impacto de la realidad mexicana fue duro para mí. La ciudad de México es muy bonita y la gente fue muy solidaria con nosotros, pero es una sociedad capitalista y la diferencia es abismal.

  Me llamaron la atención muchas cosas: como que un niño me halara el pantalón para limpiarme los zapatos, o ver a un pequeño de cinco años y una niña con una nariz de payaso, acompañando a su papá que tocaba el acordeón en calle.

  Nosotros nos quedamos con la boca abierta, pero los colegas de otros países veían eso muy normal. E incluso cuando sacábamos dinero para darles, nos regañaban porque nos decían que eso podía traer violencia para nosotros.

 Y lo otro que me llamó la atención de México fue el picante, que acabó conmigo.

¿Dónde será el próximo evento?

  Será en Santo Domingo, República Dominicana. La sede se disputó entre esta y Guatemala, pero allí el señor Miguel Ortega, presidente de la Asociación Nacional de Locutores dominicanos defendió bien su propuesta y se llevó la sede.

  A ese evento debo llevar una conferencia sobre improvisación. Es algo que ya he venido trabajando, a partir de mi experiencia personal, porque es un problema universal en nuestra profesión. 

  La gente tiene muchos problemas para improvisar, no se preparan, no tienen técnicas. Esto es algo que no aparece en los libros sobre locución, y yo tengo una tesis sobre esto, que está en el Centro de Estudios de la Radio y la Televisión, a disposición de quienes deseen consultarla. 

-Si vas a presentar una ponencia sobre el tema, imagino que tengas tus secretos para la improvisación…

- El secreto de la improvisación es prepararse. Hay ejercicios para prepararse. Yo soy tímido, pero siempre hay que tener algo debajo de la manga.  En una entrevista que me hizo Televisa de Veracruz, yo decía que los locutores son agentes movilizadores, ponen a la gente a hacer dieta, a hacer ejercicios, a reflexionar; y  ¿cómo hacer eso si no se siente?

  ¿Qué es la improvisación? El sentimiento que tú tengas y el conocimiento de causa sobre un tema determinado, que se ajuste en un determinado contexto donde haya que salvar una situación. Y para eso hay que prepararse.

  Hay muchos ejercicios prácticos. Uno de ellos es buscar dos palabras y encontrar todas las que quepan entre ellas que logren un parlamento digno de oírse.

  Un locutor que no esté preparado para improvisar y para salvar una situación con coherencia, con inteligencia, con algo que decir realmente interesante, de hecho no podrá ser locutor.

  Muchas personas desean tener un micrófono delante para que miles de gentes los oyeran, sin embargo los locutores lo tenemos y a veces no lo sabemos aprovechar. 

  Mientras sigue improvisando cada mañana en su programa El Familión, de 8 a nueve y media de la mañana por Radio 26, de Matanzas, Tony continua acumulando las experiencias que debatirá el año que viene en República Dominicana, cuando los locutores de habla hispana vuelvan a reunirse para el bien de la locución.


 

1 comentario:

  1. Nos parece muy adecuado que los locutores tengan su día

    ResponderEliminar

Por favor... comentarios maduros, inteligentes y respetuosos...