Ojalá encuentren aquí un pedazo de Cuba, de su alma y de su gente... un poco de Matanzas, y un poco de mí

jueves, 17 de abril de 2014

¿Quién dijo que ha muerto?, Gabriel García Márquez está en todas partes

Mientras escribo estas líneas tengo a Gabriel García Márquez a la vista. Volteo a la derecha y su nombre resalta en los lomos de varios libros: "El amor en los tiempos del cólera", “Todos los cuentos de Gabriel García Márquez”, "Vivir para contarla", “El otoño del patriarca”, "Del amor y otros demonios"...

Un poco más allá está una edición nueva de "Cien años de Soledad". La compré para leerla de nuevo y siempre lo estoy posponiendo para cuando pueda saborearla de verdad. Es que hace falta tiempo para entrar a Macondo y descubrir cuánta magia y compañía pueden haber en el olvido.

Me volteo y Gabriel García Márquez está en mi cuarto. ¿Por qué siguen repitiendo que murió?

martes, 15 de abril de 2014

Víctor Mesa sí es un manager ganador

Sobre Víctor Mesa, actual director del equipo de Matanzas y del team Cuba, pesa el estigma de que no es un manager ganador. Y pareciera que no lo es si solo incluyésemos en la categoría “ganador” los títulos de campeonatos.

Mucho se especula en ese laboratorio sin igual que es la calle, sobre las causas por las cuales Víctor Mesa, a pesar de ser un manager que ha conducido con maestría a equipos como Villa Clara y ahora a Matanzas, aún no tiene su primer título nacional.

Que si es muy desesperado y demasiado explotado; que si no sabe controlarse en momentos de tensión y le falta paciencia; que cambia muy rápido a los jugadores, sobre todo a los pitcher; que toma decisiones motivadas por la impulsividad que le caracteriza y no por el pensamiento lógico…

viernes, 4 de abril de 2014

Rachel: una niña de 7 años adicta a la lectura

Rachel Egües Rodríguez tenía solo cuatro años cuando aprendió a leer casi solita. Su mamá pensó que con el tiempo la niña, como sucede con quienes se adelantan demasiado, se aburriría de los libros.

Pero ha pasado todo lo contrario. Con siete años ahora, sin levantar aún una cuarta del suelo, la pequeñita de tez trigueña, ojos muy vivos y pelo rizado es una adicta a la lectura.

Rachel, quien reside en el municipio de Los Arabos y asiste al segundo grado en la escuela primaria Camilo Cienfuegos, no puede pasar un día sin leer.

La pequeña habla despacito, casi como si deletreara cada palabra, con una dicción perfecta y un poquito de esa ñoñería que los padres se empeñan en cultivar.

martes, 18 de marzo de 2014

Reconciliación con los kikos plásticos

Mis kikos plásticos... mejores no los quiero...
Los kikos plásticos son una leyenda en Cuba. Quienes nacieron en los años 60 del pasado siglo en Cuba los recuerdan con una mezcla extraña de cariño y desprecio: cariño porque para algunos fueron sus únicos zapatos, compañeros de escuela y travesuras en la niñez y con desprecio por lo feos y calurosos que resultaban.

Los kikos que llegué a ver en mi infancia eran unos zapatos negros, con huequitos y cordones, aunque también los había modelo mocasín. Cuentan que se hacían aquí mismo y que fueron una opción a la crisis de aquellos años, cuando escaseaban la ropa y el calzado.

viernes, 14 de marzo de 2014

El periodismo se coló en mi vida y la domina

Haciendo un reportaje sobre las Cuevas de Bellamar
No recuerdo bien cuándo decidí que iba a ser periodista. Hablar, siempre hablé como una cotorra, desde chiquita; leer ha sido una necesidad vital desde que aprendí a hacerlo y escribir, lo mismo o más.

En el arte de ensartar letras y palabras pasé por todas las facetas, desde los versos cursis, los cuentos de hadas y el diario personal, hasta que llegué al periodismo y empecé a tejer, más menos con decencia, noticias, crónicas, comentarios, entrevistas y reportajes…

Pero antes esta guajirita de Cuatro Esquinas* solo quería ser campesina, como mis abuelos, mis paradigmas. Sembrar, cuidar los animales y la casa, correr libre por entre las vacas y los chivos, montar el caballo Tondique y tener un jardín lleno de flores y una arboleda repleta de frutas fueron mis primeros sueños. Fui tan feliz en mi niñez que soñaba con ser niña siempre.

lunes, 10 de marzo de 2014

Los libros y el salario

Hay libros que caben en un bolsillo y libros que te desfondan el bolsillo, o al menos, te lo dejan bastante maltrecho.

Cuando los ecos de la Feria del Libro recién concluida aún desandan Cuba, muchos cubanos nos dolemos de no haber podido adquirir todos los textos que queríamos.

Uno da vueltas por los stands y descubre uno tras otros libros que quisiera tener. Este, aquel, el de más allá… los coges en la mano… pero después aparece ese que estaba perdido y cuando te das cuenta ya no te alcanza el dinero.

jueves, 6 de marzo de 2014

Suciedades humanas: !estamos rodeados!

Uno siempre piensa que lo vio o lo escuchó todo y que ya no es posible ser testigo de una bajeza peor, pero siempre la vida nos sorprende lanzándonos un jarro de excrementos a la cara.

Pero, ¿por qué echarle la culpa a la vida? si son las suciedades humanas las protagonistas de esta historia. No, no me equivoqué; escribí bien suciedades y no sociedades, aunque ambas palabras se parecen y tienen por igual 10 letras físicas y 7 del alfabeto.

En las sociedades las personas viven y trabajan, siempre con contradicciones y conflictos. Pero las suciedades humanas están perennemente en la mierda, alimentándose de la ponzoña, la frustración, la cobardía y la envidia.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Chamaquili, el niño que debe crecer (+ Poema)

Seis de los Chamaquilis...
Chamaquili es el protagonista de una serie de libros infantiles de la autoría de Alexis Díaz-Pimienta, poeta y repentista conocido como cultivador de la seguidilla; con ilustraciones de Jorge Oliver, creador de clásicos del dibujo animado cubano como el Capitán Plin.

Pero no es este dúo armónico de autor e ilustrador lo que hacen especial a Chamaquili, un volumen que entrega en esta Feria del Libro 2014 su octava propuesta: ¿Qué me cuentas, Chamaquili?

Chamaquili es especial porque logra captar la esencia del ser niño, porque usa y juega con el lenguaje propio de las edades tempranas; con las costumbres, las explicaciones y los sueños infantiles. Encanta porque son libros sencillos, llenos de ingenuidades, de esas lógicas simples que solo saben hallar los niños, antes de crecer y comenzar a complicarse la vida.